SUEÑO DE PERRO

$899
Entregas para el CP:

Medios de envío

Compartir

Se dice que los perros duermen mucho, pero que su sueño es poco profundo porque necesitan estar alerta. En definitiva, continúan presentes en sus hábitos, saberes ancestrales vinculados con posibles ataques. El descanso es clave para restaurar la energía de cualquier ser vivo, sin embargo, dormir no representa desconectarse del entorno porque no se inhabilitan nuestros sentidos. Todo sueño se torna liviano ante una mirada ajena, un sonido extraño y hasta aromas invasivos. 
Creo que mi sueño se parece al del perro. Quisiera descansar sin sentir que el mundo sigue su rumbo, sin percibirlo allí detrás de mis ojos cerrados. Durante esos momentos, entre sueño y vigilia, la imaginación crea en libertad. Algunas personas creen que uno produce lo que imagina, otras que es el sueño quien lo guía a su antojo. En ese espacio anónimo han surgido algunas de las imágenes, ciertas tramas y sensaciones que inspiraron algunos de estos cuentos. 
Los textos pueden ser clasificados como microrrelatos, otros pertenecen al género policial, al fantástico y al terror. Desde una mirada crítica se aborda temáticas como la soledad, los mandatos sociales, la curiosidad, los miedos, los imprevistos y todo aquello que ocultamos son componentes que forman parte de la identidad de algunos de los seres que habitan esta obra. En ocasiones, para recordarnos que no podemos planificar ni controlar todo. 
En los cuentos que componen este libro se reflexiona sobre la necesidad de crear y la dificultad de estar conformes con lo realizado. No importa el arte en el que una persona se desarrolle, cuando las manos no pueden dar forma, cuando las palabras huyen y los personajes se mueven a su voluntad, el artista queda expuesto a sus dificultades. No hay opciones, es necesario seguir intentando. Nuevamente, Bolsita forma parte del paisaje haciendo visible lo que se suele ignorar. 
Desde el título, el libro nos vincula con momentos que salen de lo cotidiano para permitirnos pensar y vivir de otra manera. Los personajes nos recuerdan a personas que conocemos o que forman parte de nuestras vidas. La literatura nos muestra que, aunque lo que leemos pareciera formar parte de otro mundo,  está más cerca de lo que realmente pensamos.